La urna funeraria para las cenizas del difunto

Una urna funeraria o urna cineraria, es un vaso, cofre o recipiente cerrado en el que se guardan las cenizas que resultan del difunto tras su incineración.

Muchas civilizaciones antiguas utilizaron la cremación como honra fúnebre para sus muertos y luego depositaron los restos de la incineración en las urnas que eran puestas en un altar para su culto y adoración. Estos recipientes antiguos eran elaborados en materiales cerámicos o de piedra, con excelente terminado y exquisita decoración.

¿De qué material son las urnas funerarias?

Por tradición, las urnas funerarias han sido elaboradas por artesanos especializados en piedra o cerámica, factores que hacen que su valor monetario se eleve considerablemente ya que son piezas únicas y de colección.

En la actualidad las urnas son elaboradas en diversos materiales que incluyen la cerámica trabajada de forma industrial, el tallado en piedra, madera, latón, vidrio, acero, las mixtas que incluyen la fusión de varios materiales y las urnas tipo escultura que requieren de un enorme trabajo por parte de artistas y profesionales de las artes dedicados exclusivamente a esta labor.

urna funeraria

Cuando salen las cenizas del crematorio son entregadas a los deudos en urnas tipo estándar, que por lo general son pequeños cajoncitos de madera o de plástico con una funda, en materiales 100% biodegradables.

Corresponde a los deudos del difunto mejorar esta presentación y adquirir una urna funeraria de acuerdo a su gusto y presupuesto para depositar allí los restos después de la incineracion del fallecido y luego ponerlos en un altar o llevarlos a un columbiario. Si las cenizas van a ser esparcidas no se aconseja invertir en una urna funeraria de alto valor ya que después de realizado el ritual no habrá ningún tipo de recuerdo o ceniza para guardar en la urna.

Ahora, si existen varios deudos y cada uno desea conservar una parte de las cenizas del difunto, entonces pueden adquirirse relicarios que son recipientes más pequeños, que cumplen la misma función de las urnas funerarias pero que son destinados a guardar solo una pequeña parte de las cenizas. También pueden esparcirse una parte de las cenizas y guardar la otra parte en este tipo de recipientes.

¿Cuánto cuesta una urna funeraria?

En distintos países de Europa, una urna funeraria en exhibición puede oscilar entre los $10 y $300 euros. Si desea adquirirse una urna elaborada a la medida (diseño, color, material, textura y terminados) el valor puede elevarse de $300 hasta $1000 euros o más, especialmente si esta se diseña en piedra ónix o si incluye la creación de una escultura y decoración personalizada.

¿Cómo se adquiere una urna funeraria?

Las urnas funerarias están disponibles en los tanatorios y funerarias, existe una amplia exhibición de modelos que permiten que los deudos puedan escoger libremente cuál es la que más se adecua a sus expectativas. También puede encontrarse un amplio catálogo de relicarios.

Si lo que se busca es una urna personalizada o a la medida, entonces pueden encontrarse empresas de artesanos especializados en la elaboración de este tipo de objetos, quienes se encargan de cotizar el valor de cada recipiente. Otra opción es la de la importación de una urna exclusiva de países como la India o Japón, entre muchos otros.

Debe tenerse en cuenta que al momento de adquirir una urna funeraria es necesario considerar el lugar dónde esta será ubicada, si va para un columbiario, la urna reposará en un lugar considerado por algunos santo y puede ser visitado, como se hace en un cementerio, por sus deudos. Pero si se va a guardar en un lugar de la casa quizás sea necesario preparar un lugar especial para su colocación.

Requerimientos para las urnas:

No existen requerimientos legales que fijen parámetros para la compra y guardado de la urna. Lo que si existen son requisitos religiosos para su conservación y cuidado que dependen directamente del culto religioso al que pertenezca la familia del deudo.

De esta forma, se tendrá en cuenta para diseñar la urna la inclusión de imágenes religiosas, cruces, santos o simplemente una inscripción o aviso recordatorio sobre el nombre de la persona y la fecha de fallecimiento que allí reposa. Hay quienes prefieren una urna limpia sin avisos, inscripciones o fotografías.

Urnas Indígenas:

En la antigüedad, las culturas indígenas utilizaron los recipientes tipo urnas, de gran tamaño, para guardar los restos de sus muertos. En la gran vasija de barro depositaban los huesos, ropa y objetos considerados necesarios para el viaje que, según sus creencias, emprendían las personas que fallecían.

Modernas urnas ecológicas:

En la actualidad, existe la opción de adquirir urnas funerarias ecológicas o biodegradables, que son elaboradas con productos 100% naturales que no causan ningún tipo de daño al medio ambiente.

Estas urnas se utilizan para depositar las cenizas en tierra o para arrojarlas por completo al mar. De esta forma no se contamina el ecosistema y además se ofrece un producto novedoso en el mercado a muy bajo precio.

Urnas funerarias para mascotas:

Las urnas funerarias también han sido adecuadas para depositar las cenizas de las mascotas. Las hay, al igual que para humanos, de distintos tamaños, diseños y formas. Se identifican con la foto del animal y pueden ser del tipo ecológico para ser depositadas en tierra o arrojadas al mar.

Traslado de una urna:

Los únicos requisitos legales que se tienen que cumplir para trasladar urnas funerarias que contengan las cenizas de un difunto deben hacerse para el traslado en avión o en buque de las urnas.

Pueden ir como equipaje de mano si la urna se encuentra debidamente cubierta, disimulada y sellada con un empaquetado anti-rotura. Es necesario que quien las traslade porte el certificado de defunción e incineración ya que pueden ser pedidos por las autoridades en el aeropuerto de origen y en el de llegada.

Si se desea trasladar las cenizas en una urna funeraria de un país a otro es necesario contar con los permisos de salida del país de la urna y el certificado de defunción e incineración. Además deben cumplirse con los requisitos exigidos en cada país por las autoridades locales y que son informados en cada consulado o guiados por los servicios funerarios y seguros exequiales.

Add a Comment

Your email address will not be published.