Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El empleo como tanatopractor consiste en, por medio de sustancias químicas, utensilios y maquillajes, preparar un cuerpo sin vida para su último adiós. Aunque parezca mentira este trabajo tiene bastante antigüedad y salidas a nivel laboral. Casi todas, por no decir todas, las funerarias de este país tienen un tanatopractor entre sus filas o, al menos, uno a nivel comarcal. La tanatopraxia intenta disimular los devastadores signos de ciertas enfermedades o accidentes con fatales consecuencias.

A día de hoy esta profesión no está en crisis pues la muerte no entiende de factores económicos. Cada vez son más los que tienden a estudiar esta profesión y más sabiendo cuánto gana un tanatopractor. El sueldo base ronda los 2000 euros, si bien esto varía según el mes y el número de fallecidos.

Claves para ser  tanatopractor

A continuación, te mostramos ciertas claves e información esencial que debes conocer antes de dedicarte a este oficio. En primer lugar, e ineludible, para tener un empleo como tanatopractor debes realizar un curso, ya sea online o presencial. He de advertir que aunque la parte teórica sea online, el curso tendrá una parte práctica para poner tus habilidades en marcha, puede ser en funerarias, hospitales o universidades,  y saber si realmente estás capacitado para realizar este trabajo.

En qué consiste el trabajo como tanatopractor

La desinfección es muy importante para frenar la descomposición de un cuerpo y a raíz de este paso se procede a adecentar el cuerpo, normalmente sin un maquillaje exagerado, para que el fallecido tenga una apariencia lo más parecida posible a su aspecto en vida.  La vestimenta normalmente es escogida por la familia al igual que algún color esencial, en el caso de las mujeres, en ojos, labios o incluso en las uñas. El maquillador de muertos, nombre que a veces reciben los tanatopractores, procura adecuarse a las peticiones de los familiares y eliminar del cuerpo signos de la enfermedad o golpes sufridos en su muerte.

El tiempo aproximado por cada cuerpo es de entre una hora y dos, dependiendo del estado en el que se encuentre el cadáver.

Tanatopractor




Con qué material trabajan los tanatopractores

Para empezar es imprescindible la higiene del tanatopractor. Para empezar a trabajar es necesario el uso de guantes, mascarillas, batas clínicas e incluso gafas, en algunos casos.  Normalmente se utilizan disoluciones con al menos un 80% de agua y el resto de contenido químico. Entre otros se utilizan bactericidas, antifúngicos, formol, virucidas, etc… Dependiendo de los productos utilizados el cuerpo puede conservarse en un periodo que oscila entre los 60 días y de forma definitiva. Todos los utensilios y materiales requeridos deben desinfectarse de manera concienzuda para solventar cualquier problema higiénico.

El mobiliario que rodea a un tanatopractor debe ser de materiales fáciles de limpiar y desinfectar y en instalaciones con una buena ventilación, ya que los productos químicos utilizados expulsan vapores que pueden ser tóxicos en sitios cerrados o con mala ventilación.

Capacidades y competencias de los tanatopractores

Para empezar y como ya se ha dicho es imprescindible ser exquisito en la higiene y la limpieza para ejercer este trabajo. Además, es necesario no extrañarse de las flatulencias y ruidos que expulsan los cuerpos sin vida, pues el organismo sigue su curso. Hay que ser muy cuidadoso con los detalles, ya que este empleo requiere profesionalidad y minuciosidad.

Por un lado, un tanatopractor debe tener fuerza en los brazos para masajear las articulación e intentar disminuir el rigor mortis y, por tanto, ser habilidoso en el manejo de las manos.

Por otro, debe ser muy cuidadoso con las normas de salud e higiene que requiere este tipo de trabajo.

Es imprescindible, también, saber trabajar en equipo pues el contacto con otros profesionales del sector es el pan de cada día.

En cuanto a sus competencias, el tanatopractor recibe el cuerpo al llegar a la funeraria o en su lugar de trabajo y lo maneja hasta ser mostrado a los familiares. Tiene la responsabilidad última de que el cadáver esté en buenas condiciones.