Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

La tanatoplastia es el servicio profesional funerario ofrecido por el tanatopractor que reúne el conjunto de actividades, prácticas y técnicas destinadas al tratamiento del cadáver con las máximas garantías higiénico-sanitarias para que, asegurando su preservación y desinfección, ofrezca una apariencia estética lo más natural y parecida según el criterio familiar a la que tenía en vida. El objetivo final de la tanatoplastia es la entrega en las mejores condiciones del cuerpo del fallecido para los actos relacionados con sus exequias facilitando el sepelio y los compromisos sociales de la familia.

tanatoplastia

La formación en tanatoplastia es necesariamente multidisciplinar que podemos clasificar en estas grandes áreas:

  1. Anatomía y fisiología. La primera capacitación es poder identificar un cadáver por sus signos externos. También se trata de poder identificar con rigor las partes del cuerpo facilitando la identificación de aquellos que pudieran estar afectados o faltar y los medios disponibles para su acondicionamiento o aparente restitución. Así como los conocimientos en fisiología para conocer la evolución post mortem de señales médicas o traumáticas que pudiera haber sufrido el cuerpo antes, en el momento del deceso o por después por necropsia o análisis forense. Asimismo tomar aquellas medidas sanitarias que garanticen la seguridad en el trabajo y cumplir con las medidas que a tal fin fija la legislación de policía sanitaria mortuoria vigente.

  2. Embalsamamiento y preservación. El objetivo en este área de la tanatoplastia es disponer de los conocimientos de los productos, herramientas y técnicas para la preservación del cadáver en las mejores condiciones mientras duren las honras fúnebres. Se pretende que el aspecto que se le da permanezca intacto y no le afecte ninguna circunstancia interna (fluidos corporales, cambio de aspecto por modificaciones funcionales, hematomas o hinchazones etc..) o externos (tiempo que debe permanecer antes de la inhumación o cremación con sus condiciones ambientales) o de cualquier otra índole conocida.




  3. Técnicas de maquillaje mortuorio y de cosmética. Todas aquellas que garantizan el reconocimiento de la persona fallecida en la forma más natural posible para disimular cualquier señal que por las circunstancias de la muerte se pudieran producir.

  4. Gestión y legislación funeraria. Conocer la legislación funeraria vigente y las obligaciones derivadas de la contratación de los servicios funerarios y todas aquellas normas establecidas por la empresa con motivo de garantizar la calidad del servicio

La tanatoplastia tiene tres vertientes distintas que se deben se armonizar:

Una científica relacionada con las ciencias biológicas donde el conocimiento suficiente de los fundamentos vistos anteriormente es la mejor garantía de que su trabajo será eficaz.

Otra estética que debe capacitar para lograr la mejor solución consiguiendo con los medios disponibles una imagen identificable y natural del cuerpo sobre el que trabaja, la más indicada para el gusto de la familia en cada caso.

Y otra social siendo sensible al fin último de su labor que es una serie de actos de gran impacto familiar y emocional.

El tanatopractor debe integrar sus tareas de tanatoplastia con los demás servicios funerarios procurando ser profesional y sensible a los condicionantes culturales de la familia cliente para adaptándose a ellos saber ofrecer un trabajo discreto, pulcro, rápido, cuidado y detallista para disminuir en medida de lo posible la tensión emocional y psicológica que por las circunstancias sobrevenidas está sufriendo esta misma familia.