Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Inhumación es una palabra que deriva del latín y quiere decir depositar o introducir en tierra o suelo (inhumare de in=dentro más humus=tierra o suelo) y es justo lo opuesto de exhumación.

La inhumación es en occidente una de las formas más habituales de rito funerario si bien ahora está en gran competencia con la cremación que presenta algunas ventajas sobre todo en las grandes ciudades.

La inhumación está regulada por reglamentos de policía sanitaria mortuoria que en España son competencia de las comunidades autónomas y cada comunidad tiene las suyas aunque a grandes trazos coinciden bastante.

La inhumacion debe realizarse con autorización municipal en cementerios municipales, mancomunados o privados pero siempre que cuenten con la debida autorización para este uso. Existen normas específicas para la inhumacion de cadáveres que tengan riesgos infectocontagiosos por presentar alguna carga bacteriana o vírica de especial peligro.

inhumacion

También se regula el tiempo que debe haber transcurrido entre fallecimiento e inhumacion que en condiciones normales (sin haber sido congelados o embalsamados) se sitúa entre 24 y 48 horas. En el caso de cadáveres de los que se que hayan extraído alguno de sus órganos para trasplante se permite la inhumación antes de las 24 horas.

Se prohíben las inhumaciones sin féretro por el riesgo sanitario que presentan así como por no facilitar el manejo fácil del cuerpo si fuese pertinente una exhumación.




Proceso de la inhumacion:

La inhumación es la parte del servicio funerario más íntima y dolorosa para allegados y familiares de la persona que ha fallecido. El cuidado especial que deben tener los servicios funerarios debe ser si cabe más intensa. El duelo psicológico al que se enfrentan las personas que han sufrido la pérdida de un familiar y amigo tiene en ese momento su expresión más intensa.

El servicio funerario debe facilitar que todo se desarrolle de la forma menos traumática posible para la familia disponiendo de todos aquellos medios necesarios para que tales operaciones se realicen eficazmente y sin interrupciones innecesarias.

La revisión previa de las condiciones del lugar de entierro, las dimensiones del ataúd y disponer de los medios técnicos necesarios para atender cualquier imprevisto son elementos fundamentales que distinguen a un servicio funerario profesional.

La inhumación es preferida por la iglesia católica y otras confesiones cristianas sobre otras formas de ritos fúnebres como la cremación aunque ésta última no la prohíben siempre que no se haga como expresión de la negación del dogma resurrección de los cuerpos.

Vínculos de este proceso:

La inhumacion está vinculada a la costumbre de depositar flores en el lugar donde reposan los restos de una persona querida. Este acto de gran valor antropológico expresa el recuerdo de los que estimaban a esa persona y la nueva vida que adquiere quien ya no está pero que de alguna forma se incorpora a la comunidad como centro de vivencias compartidas.

También es un símbolo en la fe cristiana de vencer a la muerte y que no somos sino semilla de una vida mejor y más plena que un día nacerá de nuevo para no tener fin.