Qué es un funeral y cómo se realiza

El funeral es un acto de gran significado antropológico donde se concretan aspectos culturales y otros comunes a todo el género humano. Desde que los arqueólogos han descubierto restos de polen en espacios dispuestos por seres humanos de otros tiempos muy lejanos para el enterramiento o inhumación de sus congéneres sabemos que, con ese sencillo homenaje de flores, compartimos con ellos una herencia común, justo lo que nos distingue de los demás animales.

El funeral en nuestro contexto cultural actual es mixto. Es un acto social de solidaridad con la familia del fallecido y tiene un componente religioso o su traducción civil en el caso de que no exista vinculación con ninguna organización religiosa.

La religión más influyente en nuestro contexto es la católica que tiene unos ritos religiosos muy asentados, de gran importancia para la fe que se practica y por los efectos culturales que ha producido. Pensemos en la música con los requiem o la decoración de cementerios (particularmente algunos el de la Recoleta en Buenos Aires o Montmartre en Paris).

La misa funeral:

El rito más habitual es el religioso y de el vamos a comentar sus elementos clave. El funeral católico no es sencillo, en el hay una ceremonia religiosa que se centra en una misa funeral donde se va a poner especial énfasis en todos los detalles preparatorios (vestimenta, lecturas responsos) en la esperanza cristiana en la vida después de la muerte compartiendo la resurrección de Jesucristo. Nada en ella es más importante que resaltar esa esperanza. Añadido a esto están todos los añadidos que por el contexto cultural se van añadiendo y pueden variar un poco de un contexto social a otro.

funeral

Los servicios funerarios se encargan normalmente de contratar estos servicios religiosos y los incluyen para la familia en el conjunto de servicios que ofrecen. Ellos se encargan de gestionar horarios de las ceremonias con las autoridades religiosas, participación de músicos para exequias fúnebres flores de la familia etcétera. El importe de esos servicios es muy variable y últimamente ha habido alguna polémica por la negativa de algunas sedes parroquiales religiosas a dar factura por los servicios religiosos que paga el servicio funerario contratado por la familia a los responsables religiosos de los actos que se celebren en el funeral.

Es común que en la homilía además de incluir los elementos de comentario propias de las lecturas canónicas de la liturgia católica se haga un breve recuerdo a la memoria del fallecido y se exprese el agradecimiento de la familia por la asistencia al acto. También como recuerdo de la asistencia al acto se hace entrega de un pequeño texto ilustrado muchas veces con la foto del difunto del agradecimiento de la familia, con sus nombres, y una oración aplicada por el eterno descanso del fallecido.

Es costumbre que las personas más vinculadas al fallecido o familia del mismo hagan como la misma familia una ofrenda floral que en forma de coronas o ramos de flores con una banda donde están en letras doradas el nombre de las personas que recuerdan la memoria del difunto.

otros tipos de funerales:

El funeral civil es mucho más simple. En un país como la República Checa donde un porcentaje mayoritario de la población es ateo la ceremonia civil se reduce a un pequeño acompañamiento con música apropiada para la ocasión.

Capítulo a parte es el funeral de estado donde entran con derecho propio todos los aspectos de protocolo internacional que no tiene sentido comentar aquí.

El funeral es un acto social, cultural y religioso esencialmente humano donde las circunstancias de clase, económicas e ideológicas se evidencian y se comparten.

Add a Comment

Your email address will not be published.