Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

El embalsamamiento es un conjunto de técnicas que por medio de la manipulación del cuerpo humano, momentos después de fallecer y con la ayuda de sustancias químicas, se preserva de la putrefacción con algún fin científico, ceremonial, cultural o religioso.

La misma palabra embalsamar deriva como es obvio de bálsamo por ser el nombre genérico de las sustancias empleadas con estos usos.

La finalidad de embalsamar antes y ahora:

Desde muy antiguo y en diversas civilizaciones el acto de embalsamar se ha llevado a cabo con fines principalmente religiosos. Por la importancia que se le daba, el arraigo y pericia adquiridos en esta práctica cabe señalar la civilización egipcia si bien se conoce que se utilizaban técnicas parecidas en ritos funerarios de todos los continentes desde China hasta las civilizaciones andinas.

Hoy para embalsamar se siguen usando tecnicas parecidas aunque los fines son más variados. Se emplea para la conservación de cadáveres para investigación anatómico-científica y es realizada en este caso por anatomistas o personal médico en los centros de investigación de ciencias de la salud y hospitales en todo el mundo.
La más frecuente, sin embargo, es la utilizada por los centros de tanatopraxia de los servicios funerarios. La finalidad de esta forma de embalsamar es fundamentalmente conservar el cadáver en las mejores condiciones para las ceremonias civiles o religiosas que pueden distanciarse varios días en condiciones climáticas diversas del momento del óbito.

embalsamar

La práctica moderna del embalsamamiento se realiza en salas especialmente habilitadas para este fin y cuentan con material quirúrgico adecuado manteniendo las garantías exigidas por la legislación en seguridad laboral y tratamiento sanitario de restos biológicos.

La sala cuenta con una mesa de disección metálica con el instrumental que siempre incluye bisturís, separadores, pinzas instrumental para suturas de señales de medicina forense que pudiera haber en el cadáver así como un mecanismo por bombas de lavado y aspiración para acondicionamiento del cuerpo y limpieza de restos y fluidos biológicos.




El personal encargado de embalsamar cuenta con los trajes y protecciones de cuerpo entero que la legislación exige para esta clase de actividades que incluyen gorro, mascarilla, guantes, traje de cuerpo entero y botas para operaciones con material biológico posiblemente contaminado (el cadáver puede contener carga contaminante biológica o bien química por restos que pudieran quedar de tratamientos médicos).

El proceso de embalsamar un cadáver:

  • El proceso de embalsamar se inicia con un lavado del cadáver procurando vencer la natural rigidez post mortem dependiendo del tiempo que se quiera preservar el cuerpo se puede someter a una limpieza total de fluido sanguíneos y retirada por aspiración de vejiga e intestinos.
  • Después de liberar el cuerpo de todos estos restos se procede a tratarlo con una mezcla conservante que se extiende por todo el cuerpo aprovechando el sistema arterial.

Se abre una vía en el cuello y por medio de una bomba electro-inyectora se intruduce el líquido conservante en el cuerpo.

Esta mezcla es de composición variada pero suele incluir los siguientes ingredientes básicos: formol, ácido fénico, glicerina, alcohol, colorante y agua. Todo en una cantidad variable dependiendo del peso del cadáver pero que está aproximadamente por los dos litros.

Un capítulo especial merecen los jefes de estado que por motivos de protocolo se posponen los funerales un tiempo que va más allá de lo que las leyes biológicas pueden permitir sin que el cuerpo del fallecido no presente ya signos evidentes de descomposición.

Fueron embalsamados Mao Zedong, Ho Chi Minh, Evita Perón, y cabe destacar el caso de Lenin embalsamado que como cuestión de estado se le asignó un equipo de cuidadores que, después de aplicarle una novedosa y secreta técnica de embalsamamiento, desde su muerte han realizado labores de acondicionamiento para que el cadáver del revolucionario bolchevique luciera como icono eterno de la sociedad ex soviética oficialmente atea . Casi 4 generaciones han podido verlo hasta hoy.