Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En la medida en que pasa el tiempo las costumbres se modifican, varían o eliminan. Es así como una de las tradiciones que más ha sufrido cambios notorios o transformaciones es la de la forma en que se ofrecen las condolencias por el fallecimiento de una persona conocida o un familiar.

Nuestros abuelos y adultos mayores cuentan historias sobre las formas en que en la antigüedad se daban los pésames por el deceso, muchos de esos recuentos están cargados de detalles que describen las formas de hablar y actuar que escenifican el respeto que sentían sus padres o amigos cuando se acercaban a los familiares y amigos del difunto a ofrecerles su apoyo y compañía en los momentos difíciles que enfrentaban ante el fallecimiento de su ser querido.

¿Qué son las condolencias?

Las condolencias son la manifestación vívida que se ofrece a la persona que está (o se espera esté) afectada por el deceso de alguien, ya sea su familiar, amigo, compañero de trabajo o novio.

condolencias

En ellas se expresa ese sentimiento de acompañamiento a los momentos de dolor que causa la partida de ese ser especial mediante un abrazo de apoyo, unas palabras cortas, unas frases para difuntos, un recordatorio, un mensaje especial, una carta, un vídeo o un recuento histórico de los momentos más emotivos que vivió la persona que fallece en compañía de todos los que lo acompañan en su despedida.

Importancia de las condolencias:

Aunque no lo creamos esta es una pregunta muy común: ¿Por qué son importantes las condolencias? Pues te lo resumimos en los siguientes 4 tips:

  • Las condolencias se expresan cuando fallece un ser humano, una persona que ha vivido y compartido sus experiencias de vida y sentimientos (positivos o negativos) con mucha gente; entonces lo mínimo que podemos hacer es expresar nuestros sentimientos de dolor, tristeza y pesar a través de frases que indiquen nuestro agradecimiento hacía ese ser que ya nunca más nos acompañará.
  • Las condolencias son colectivas, en la medida en que todos participamos de ellas, ya que al momento del deceso se reúnen las personas que más aprecian a la persona que fallece, aquellos que más lo van a echar de menos; por tanto, todo sentimiento de tristeza y dolor se convierte en colectivo al ser compartido por el grupo que acompaña al deudo.
  • Las condolencias son un indicador real y palpable de muchas cosas: por ejemplo, del aprecio que el fallecido había ganado y cimentado en su núcleo familiar y grupo de amigos. Es por esto que ante decesos que necesitan ser esclarecidos por investigadores criminales, la etapa o período de condolencias es crucial para determinar los potenciales sospechosos del crimen.
  • Las condolencias son un elemento esencial al momento de despedir a cualquier persona, no pueden reemplazarse ni cambiarse por ninguna otra manifestación, ya que siempre llevarán implícita la empatía de todos los que conocieron al fallecido y siempre expresarán sentimientos de tristeza y dolor compartidos.

Las Condolencias Modernas:

Muchos se preguntarán qué hacer en un momento tan emotivo como es el del fallecimiento de una persona cercana o conocida. Pues bien, como hemos dicho las condolencias nunca han desaparecido de las costumbres de los pueblos del mundo, por el contrario se han afianzado y han evolucionado de tal forma que día a día se adaptan al cambio vertiginoso que imponen las nuevas tecnologías y la modernidad.




Hoy podemos expresar nuestras condolencias frente a frente o a través de la red de Internet, ya que existen salas virtuales en muchas funerarias que permiten la participación de las personas que físicamente están lejanas mediante transmisiones en “Streaming” de las ceremonias que se realizan en estos establecimientos.

A su vez, esta innovación o adaptación a los cambios tecnológicos facilita la firma de libros virtuales de condolencias, el envío de tarjetas virtuales, mensajes póstumos, envío de flores, participaciones verdes, así como la conversación directa y cara a cara con los deudos del fallecidos: familiares y amigos.

Pero esto no es todo, durante la última década muchos hemos asistido a otra innovación en la forma de dar las condolencias en esta época moderna. Hoy es muy común observar cómo se envían vídeos, presentaciones power point repletas de fotos y hasta pequeños audios de voz que recuerdan al ser fallecido, especialmente cuando éste es joven e hizo parte de la nueva era de la información.

Y aunque las personas adultas mayores crean que estas formas de comunicación se pasan de la raya cuando de dar las condolencias se trata, pues habrá que recordarles que lo que está haciendo el fallecido es mostrar a todos los que se reúnen para despedirlo que en este mundo cambiante él simplemente ha dejado su huella digital.

Es así como esas nuevas manifestaciones que afianzan las expresiones de condolencias no solo han modificado la forma en que nos dirigimos a los deudos del fallecido, sino que también han cambiado las acartonadas expresiones de tristeza y dolor repletas de gestos de cortesía.

Es innegable que prevalecen aún las frases de afecto y acompañamiento, pero las nuevas formas de comunicación abren la posibilidad de que quienes expresan sus condolencias lo hagan de manera más natural y honesta, sin tener que depender de ningún tipo de reglamento o parlamento que solo buscaba agradar o quedar bien con todos pero que poco permitía una expresión sincera de los sentimientos.

En consecuencia, observamos cómo esos cambios en las formas de expresar nuestro dolor y tristeza, han facilitado el acompañamiento al fallecido y han abierto nuevas puertas para identificar la huella de vida que éste ha dejado en su paso por el mundo terrenal.

Por último, los cambios también han fortalecido a los deudos, ya que ellos se sienten más acompañados y pueden desahogar de una mejor forma su dolor y tristeza, ya que un vídeo emotivo no solo exalta los valores del fallecido sino que crea el escenario perfecto para que todos expresen abiertamente el llanto y la tristeza, lo que a su vez permite expresiones naturales de acompañamiento.